MadeInBohemia.com La web del cristal de Bohemia

MadeInBohemia.com

Tipos de Cristal de Bohemia

La cristalería en la República Checa tiene una tradición muy larga y el “cristal de Bohemia” en el mundo tiene hasta hoy un nombre famoso. La cristalería se desarrolló a más tardar a partir del siglo XIII, en particular en las regiones montañosas de los Montes de Jizera y los Montes de Lusacia, gracias a las materias primas locales accesibles. El cristal decorativo y la porcelana se los producen también en otras regiones, por ejemplo en la localidad de Dubí y en Nová Role.

 

 

 

 

 

 

Cristal de plomo

El cristal es mucho más brillante, resuena con mayor sonoridad y es más resistente que el mejor vidrio, debido a que sus componentes son de mayor calidad. Por ejemplo, el cristal de Bohemia, según la ley, como mínimo contiene 24 % de óxido plúmbico PbO. La calidad del cristal es afectada también por los métodos de fabricación, así pues no solamente se escogen cuidadosamente los materiales de entrada sino que también cada nivel del proceso de producción es estrictamente controlado. Dentro de las decoraciones checas típicas se encuentran por ej. las llamadas decoraciones de abundantes filigranas, que ilustran los trabajos de la escuela checa de tallado. Cientos y miles de laberintos complejos, cual si fuesen telarañas de finas ranuras, adornan productos de diferentes formas con figuras perfectas, todo esto surge de las manos de sus creadores por medio de discos de tallado. En estas decoraciones resalta plenamente la belleza chispeante del cristal de plomo.

Los productos con rico entallado checo son muestra de la habilidad y sensibilidad para el trabajo manual que no puede ser sustituido por ninguna máquina. El resultado es un producto perfecto admirado en todos los continentes.

Cristal tallado
La cristalería Moser fabrica ya por más de 140 años cristal lujoso decorativo y de vasos, de formas clásicas y modernas. La fábrica de cristales fue fundada en la mitad del siglo XIX por el tallador de cristales, Ludwig Moser. Sus descendientes continuaron con su obra y lograron acreditarle renombre mundial.

A pesar de que el mundialmente conocido vidrio, de la firma Moser, no contiene plomo, es considerado como cristal natural por su composición química compleja, dureza notable, limpidez y alta calidad en general. Una receta secreta de fabricación lo convierte en cristal duro como la roca y resplandeciente como el cristal con plomo. El Moser es el Rolls Royce del cristal de Bohemia; es algo que las personalidades mundiales dedican o reciben como obsequio. En el pasado, entre la clientela y los admiradores asíduos se encontraban el emperador austriaco Francisco José I, el rey italiano Victor Emanuel III, el papa Pius XI, el sha de Persia, el emperador etiope Haile Selassie, el rey Faisal de Arabia Saudita, el rey jordano Hussein, el rey inglés Eduardo VII, las reinas inglesas Alejandra e Isabel II y docenas de otros monarcas, maharajás, princesas, presidentes y embajadores, en la última época se puede nombrar, por ej. al papa Juan Pablo II, nuevamente la reina Isabel II y también el emperador japonés Akihito.

Todo lo que sale de la fábrica de cristales Moser es conveniente como objeto de colección. Entre la actual variedad de la fábrica de cristal Moser, evidentemente, los más requeridos son los juegos para bebidas de mesa. Todo juego ha recibido su nombre de acuerdo a su característica o su nombre está en relación directa con alguna personalidad prominente, lugar o periodo histórico (por ej. “primadona” en la colección Splendid). En la variedad de la cristalería Moser se encuentra también un cristal que por su estilo un tanto se diferencia de la producción típica – “Cálices Colosales” conocidas también como las famosas “copas danzantes”.

Empleando la composición de cristal, conocida solamente por Moser, el cuello de copa obtiene una elasticidad excepcional, que posibilita la rotación de la copa sobre su fondo. Esta posibilidad de rotación se debe a la forma específica del cáliz, en la que se dedicó especial atención a la posición óptima del punto de equilibrio, el que es importante para la estabilidad del cáliz en giro.

La historia del cáliz colosal comenzó en el año 1956, cuando su creador se entretenía con la idea del vaso que emplearía, como artista vidriero, en un brindis con los amigos. Llegó a la conclusión de que tendría que ser un vaso completamente diferente de todos los actuales. Tenía la opinión que debería ser una sorpresa preparada para cada huésped individualmente, algo como una copa hecha a “la medida”. Dividió los rasgos humanos en seis diferentes tipos y creó seis copas, que se diferenciaban por la forma, la altura y el volumen.
Dió nombre a cada una de las copas, de acuerdo a la característica del rostro (según la constitución fisionómica): Berta la Gorda, Gordito, Cara de Luna, Cara Larga, Altote y Dama Esbelta. Cada copa es un ejemplar único, cada una de ellas tiene su propio afinado y tono y cada uno suena de distinto modo. El brindis es acompañado con melodías encantadoras, que rememora el toque de campanas. En el club de copas colosales fueron aceptados una serie de personalidades notables. Entre los miembros de este club se encuentran por ej. miembros de familias reales, estrellas cinematográficas y conocidos músicos de jazz.

©2003 madeinbohemia.com